Star Wars, 40 años de dar guerra

Star Wars, 40 años de dar guerra

Hoy se advierte un equilibrio entre La Fuerza y el Lado Oscuro que nunca antes se había sentido. En el espacio, la Fuerza Armada del Imperio está en paz, el Halcón Milenario no necesita exponer sus generadores para entrar a la velocidad de la luz y la Estrella de la Muerte duerme en su propio eje.

Es 40 aniversario del Episodio IV: Una Nueva Esperanza, la obra maestra de George Lucas, y no necesita celebrarse entre sables y blasters, sino con un buen trago en la Cantina de Mos Eisley del planeta Tatooine, donde la aventura comenzó un 25 de mayo, pero de 1977.

Un rodaje atropellado

El 24 de marzo de 1976, la revista Variety reportó que Lucas estaba en el desierto de Túnez rodando su película Star Wars, con un presupuesto de ocho millones de dólares. Con un sinfín de problemas pues el cineasta y su equipo se retra-
saron por apagones y fallos en algunas máquinas. Sin olvidar una gigantesca tormenta de arena que afectó el funciona-
miento de los modelos R2-D2.

Además, la primera vez que Anthony Daniels se puso el traje de C-3PO salió apuñalado, pues la pierna izquierda del traje falló y lo lastimó en el pie. Fue muy difícil la visión a través del vestuario metálico, pues fue bañado con oro para que no se oxidara.

Debido a las fallas constantes durante el rodaje, muchos miembros de la producción se burlaron y catalogaron el filme como una ridícula cinta de niños y nerds.

Los actores también se rieron del guión, sobre todo Harrison Ford, que en muchas ocasiones señaló a Lucas que sus diálogos no eran muy inteligentes. “Es raro que una princesa tenga ridículos chongos en la cabeza y que aparezca un traje de mono gigante”, dijo en ese entonces el encargado de dar vida a Han Solo.

Lo más extraño es que George jamás tuvo mucho contacto con ninguno de los actores. Sus indicaciones eran muy triviales. No se metió mucho con ellos, sólo daba órdenes a su equipo e indicaciones particulares a los protagonistas para mejorar su intensidad.

Fueron muchas fallas, críticas de sus actores y desconfianza que generaron en Lucas una hipertensión arterial producto del estrés. Y, por si fuera poco, Mark Hamill (Luke Skywalker) tuvo un accidente de auto que le dejó cicatrices e imposibilitado por cualquier intento de volver a rodar escenas.

Por si fuera poco, el estreno se retrasó y no fue mucho del gusto de Fox, pues lo planeó para la Navidad de 1976, pero la post-producción falló en su primer corte que resultó ser un desastre.

Finalmente, la cinta fue estrenada el miércoles 25 de mayo de 1977 en tan sólo 32 cintas. Para el  jueves y viernes se mostró en ocho más, dijo Gary Kurtz, uno de los productores. “Algo risible hoy en día”.

 

Ingeniosos en el audio

Todo estaba siendo una pesadilla; sin embargo, dentro de la producción hubo un total acierto al crear los efectos de sonido de la película, pues hoy en día cualquier warsie es capaz de reconocer los sonidos de los blasters, del choque de sables de luz, el rugido de Chewbacca y la programación de los androides, todo de manera orgánica y con materiales comunes.

Disparos blasters: Son cables de acero estirados al máximo y golpeados contra una superficie.

Sables de luz: zumbidos de motores, proyectores de películas antiguas y la interferencia causada por un televisor en un micrófono sin la rejilla.

Rugido de Chewie: combinación de ladridos de perro, rugidos de osos, leones, tigres y morsas.

Botones de R2-D2: Voces procesadas a través de un sintetizador.

La respiración de Darth Vader: voz a través de un respirador de buzo.

PRESUPUESTO Y TAQUILLA

Con el presupuesto de 11 millones de dólares, George Lucas creó la segunda película más taquillera de todo el mundo. Compartió el privilegio con Tiburón, de Steven Spielberg, pues su recaudación a nivel mundial es de 775.4 millones de dólares.

Estresante aceptación

George Lucas terminó su corte final, sin los efectos especiales, en febrero de 1977. Lo mostró a los ejecutivos de Fox y a un editor de Marvel Comics que quería realizar una historieta, pero el resultado fue neutral. Algunos la despreciaron y otros hasta lloraron por el resultado. Controversialmente, Lucas obtuvo dos millones de dólares extra para acabar la cinta y el presupuesto creció. Con el dinero extra se pudieron mejorar algunas secuencias de Tatooine, pero en California y no en Tunez; además de Guatemala donde se realizó la escena icónica de la cantina de Mos Eisley.

Escenas eliminadas

George Lucas enloqueció con el presupuesto extra y quiso meter de emergencia secuencias de acción, pero el tiempo se lo comió. Tuvo que dejar fuera y eliminar una escena en la que Han Solo y Jabba the Hutt se enfrentaban. No lo logró y fue hasta la reedición de 1997 para conmemorar su 20 aniversario que pudo meter las escenas extras que tenía en mente y agregar 36 elementos diferentes en la cinta original, cuya mejora costó  10 millones de dólares.

El Panel

George Lucas asistió al panel para el 40 aniversario de la saga y sus frases fueron colosales, acompañado de otros viejos conocidos. “Se supone que no debería decir esto, no tenía que decirlo en ese entonces pero este es un filme para chicos de 12 años, porque cuando tienes 12 estás por entrar al mundo real”, dijo Lucas.  “Me hubiera gustado hacer una película de acción pero involucrarla eran motivos sicológicos y sicológicos”, remató siempre con su semblante de broma sentado junto a Harrison Ford, Mark Hamill, Hayden Christiansen y Billy Dee Williams.

Y no pudo faltar el homenaje a la recién fallecida Carrie Fisher, quien tuvo su representación de su hija Billie Lourd.

“Ella te amaba, porque la aceptabas y la abrazabas tal y como era”, dijo la hija de la actriz durante el encuentro que sucedió en Orlando, en abril pasado.

Referencias del mundo real

La cinta está bastante influenciada por cosas que emocionan a George Lucas.

El fanatismo de Lucas por las carreras de autos y el mundo de los caballos de fuerza hicieron posible la creación y las persecuciones a bordo de TIE Fighters, X-Wings y la inalcanzable velocidad de la luz del Halcón Milenario.

Lo que Lucas quería hacer era depender al cien por ciento de la estética de la serie Flash Gordon de 1930, pero sólo tomó prestado el pleito entre Rebeldes y el Imperio, el desvanecido entre escenas, tecnología futurista y la introducción de cada película.

Utilizó la Fortaleza Oculta de Akira Kurosawa para representar la relación entre R2-D2 y C-3PO.

Los bombarderos de la Segunda Guerra Mundial y las batallas aéreas se tradujeron en las persecuciones espaciales, como la de la escena final cuando Luke destruye el generador con Vader detrás de él.

Darth Vader está inspirado en el Dr. Doom, enemigo de los 4 Fantasticos, que apareció por primera vez en 1962 gracias a Jack Kirby.

Gracias, Steven Spielberg

Si a alguien tienen que agradecer la iconica música de Star Wars y la Marcha Imperial es a John Williams. Sin embargo, los warsies deberían considerar ir a abrazar el trabajo de Steven Spielberg, pues fue él quien recomendó a George el trabajo del músico, pues fue autor de la también angustiante banda sonora para anunciar que el peligroso escualo blanco estaba apunto de atacar en Tiburón. Una vez que John trabajó en la música original, Lucas metió su cuchara, como en todo, y entregó ideas que terminaron influenciando a John para la película; por ejemplo, temas de la película Kings Row, de 1942; y Bicycle Thieves, entre otras. La banda sonora se grabó durante 12 días de marzo de 1977 con la Sinfónica de Londres.

Celebraciones

Este año los cromos en convenciones de cómics y ciencia ficción, con stands de Star Wars, entregan cromos de edición especial marcados con un sello oficial del 40 aniversario. Vanity Fair lanzó una edición especial de su revista con un especial de la saga y de la próxima película

La oficina de correos en España lanzó una estampilla conmemorativa. Un tiraje de 300 mil unidades, cada una con un valor de cinco euros.

Hasbro y Disney también lanzaron una línea conmemorativo de juguetes para el festejo. Panini Cómics está editando en México varias series del cómic de Star Wars en formato mensual y de almanaque.

TODO CAMBIÓ GRACIAS A STAR WARS

Persecuciones: Gracias a la afición de Lucas por los documentales de los bombarderos de la Segunda Guerra Mundial, pudo recrear batallas espacia-
les a velocidad de la luz y demostró a los demás cineastas que pueden romper las reglas y seguir dando veracidad a sus películas con escenas fantasiosas como las suyas.

Dykstraflex: Fue una nueva tecnología de cámaras que John Dykstra, supervisor de la compañía Industrial Light & Magic, desarrolló para filmar la cinta, con un sistema de programación a computadora ideal para escenas en movimiento y maniobras espaciales.

Reflejo de la realidad: La estética corrosiva de Star Wars reflejó el mundo real, a través de escenarios naturales, transportes oxidados, deteriorados, tormentas de arena y dio pauta a que las futuras generaciones no se preocuparan por la perfección en sus artefactos.

Diseño de sonido: Los fierros viejos y el ingenio sirvieron para que Ben Burtt, diseñador de sonido para la película, fuera un referente para todos los cineastas que buscan que sus sagas sean reconocidas por sus elementos auditivos.

Juguetes:  “Jugar con los juguetes de Star Wars y sólo con el hecho de crear tus propias películas cuando eres niño encuadrado en la trama de la película, era importante”, opinó Rian Johnson, director de The Last Jedi, programada para fin de este año. Ahora, cada serie lanzada por las jugueteras que poseen las licencias, son motivo de guerra y desfalque de los bolsillos de coleccionadores.

7 Oscar

Ganó en las categorías de Mejor Dirección de Arte, Mejor Diseño de Vestuario, Mejor Edición, Mejor Música, Sonido y Mejores Efectos Visuales. George Lucas tuvo que quedarse sin estatuilla, pues fue derrocado por Woody Allen y su Annie Hall.