Sicarios tabasqueños ya no serán juzgados como feminicidas

Sicarios tabasqueños ya no serán juzgados como feminicidas

En audiencia celebrada ante el Juez Segundo de Control del Centro de Justicia Oral de Mérida (CJOM), fueron vinculados a proceso, por homicidio calificado, los sicarios tabasqueños Óscar Miguel López Tovilla y Jonathan Mézquita Ávalos, que el pasado lunes 27 de marzo asesinaron a Ema Gabriela Molina Canto, quien durante varios años se enfrentó en un proceso legal a Martín Alberto Medina Sonda, prestanombres en Yucatán del ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo.

Desde la audiencia de imputación, la Fiscalía General del Estado (FGE) sostuvo, con base en los datos de prueba la vinculación a proceso por el delito de feminicidio. Sin embargo, la autoridad judicial consideró, en la audiencia celebrada este lunes, que el delito fuera reclasificado como homicidio calificado, por lo que dictó como medida cautelar la prisión preventiva para ambos indiciados por un año e informó que el plazo de cierre de investigación será de cuatro meses.

No obstante, a partir de esta etapa procesal la Fiscalía General del Estado continuará con la investigación complementaria para obtener datos y pruebas para la debida integración de la carpeta de investigación, e insistirá en la configuración del delito de feminicidio, como inicialmente se imputó a los dos vinculados.

Asimismo, continuará con las líneas de investigación que permitan, en su caso, identificar la presunta autoría intelectual de la muerte de Ema Gabriela. De acuerdo con la información de los hechos referidos en la causa penal, ambos imputados atacaron a la víctima en un predio de la colonia Máximo Ancona; lo cual le produjo a la víctima varias heridas y lesiones que le causaron la muerte.

En la diligencia, ambos imputados, además de su presunta participación en el delito de homicidio calificado, también fueron vinculados a proceso por los delitos de portación de armas e instrumentos prohibidos y posesión simple de narcóticos. De acreditarse su responsabilidad en os delitos por los que se les vinculó a proceso, podrían ser sentenciados a más de 45 años en prisión.

En su calidad de víctima indirecta Ligia Canto, madre de Ema Gabriela, expresó al juez que el ex esposo de su hija, Martin Alberto Medina Sonda, es el autor intelectual de su muerte y que su hijaq fue víctima de acoso, amenazas y delitos fabricados que la mantuvieron en la cárcel, y que tanto Medina Sonda como sus familiares, entre ellos hermanas y padres, en diversas formas intentaron públicamente desacreditarla como madre y mujer respetable.

Añadió que el propio Medina Sonda expresó en algunas ocasiones que quería mantenerla dominada y restablecer la relación, y que en un expediente diferente a este caso denunciado en la Fiscalía hay evidencias de que su hija quería separarse de Medina Sonda y de las amenazas que recibió. También dijo que fue evidente el odio que Medina Sonda tuvo contra su hija, ya fue asesinada con 11 puñaladas. “¿Qué otra persona podía tener más interés en que despareciera? El es el único beneficiado en que desapareciera mi hija de este mundo”, exclamó