Embargo contra Hotel Boutique Rosas y Xocolate

Embargo contra Hotel Boutique Rosas y Xocolate

El Hotel Boutique Rosas y Xocolate fue embargado debido a que su dueño, Karol Kolozs Fischer, no quiere entregar a su legítimo dueño el predio que le sirve como estacionamiento, a pesar de que el contrato venció desde abril del año pasado y se niega a pagar las rentas por la ocupación de ese inmueble.
El pasado 24 de marzo el actuario adscrito a la Central de Actuarías de los Juzgados Civiles, Mercantiles y Familiares del Primer Departamento Judicial del Estado, Víctor José Peraza Lizama, se apersonó al lugar para dictar formal embargo precautorio sobre diversos bienes muebles del mencionado hotel.
Al Hotel Boutique Rosas y Xocolate, que se encuentran el Paseo Montejo, se le venció el convenio firmado para la renta del predio que le sirve como estacionamiento, ubicado en la calle 41 número 483-A por 56 y 54, desde abril del año pasado, pero Kolozs Fischer se niega además a entregar dicho inmueble a su legítimo dueño, el señor Víctor Cáceres Menéndez.
Por lo anterior, Cáceres Menéndez ejerció una sentencia ejecutoria derivada del convenio, por lo que se procedió a un embargo precautorio para que Kolozs Fischer pague lo que debe y entregue el predio que ocupa como estacionamiento de su negocio.
Y es que para funcionar el hotel en cuestión requiere por ley de un estacionamiento, pero no cuenta con uno propio. Al parecer Kolozs Fischer está desesperado y por eso se niega a entregar el predio que renta para estacionamiento, a pesar de estar con ello en completa ilegalidad. Al quedarse sin estacionamiento desde luego que el hotel no podría funcionar.
Se entregaron varios avisos y el propietario de hotel hizo caso omiso, por lo que se procedió a un embargo precautorio de diversos bienes para saldar el adeudo. De acuerdo con el expediente 114/2017, el actuario Víctor José Peraza Lizama acudió junto con Víctor Cáceres Menéndez a realizar el embargo precautorio de diversos bienes.
Los bienes en cuestión son tres sillas de madera con asientos de color verde y una mesa redonda de color café en la terraza de entrada del hotel; dos sillas de color blanco con asiento rosado de madera, un escritorio de color negro, un juego de sala de dos piezas de color negro con adornos de flores blancas en el respaldo, una mesa de sala de madera con cristal, todo esto en el lobby; en la piscina tres camastros de madera con superficie blanca y del restaurante 10 mesas, 10 sillas de color blanco, adornos de flores y picas de póker, 10 sillas de color café, un mueble de madera para vinos de aproximadamente 2 metros de altura.
El dueño del Rosas y Xocolate deberá cumplir con el pago de su adeudo que asciende a varios miles de pesos por el predio que usa como estacionamiento, además de que debe entregar dicho inmueble a su propietario, de lo contrario no sólo se quedará sin lugar para guardar los autos de sus huéspedes, sino que también se quedará sin muebles.